Una vez que comienzas a hacerlo quedarás atrapado, te encantará.

El mundo marítimo tiene una incontable cantidad de atractivos, la pesca es uno de ellos. Puede hacer pesca deportiva, puedes pescar para comer y créeme que la sensación de comer lo que pescas es muy diferente a la que se tiene cuando compras el pescado en un supermercado. Tal vez sea por el significado, la experiencia vivida para atraparlo y muchos dicen que esas sensaciones terminan afectando el propio sabor del pescado.

No necesitas tener una embarcación para pescar, algunas veces puedes prepararte con equipo muy sencillo e irte a un muelle o cerca de algunas rocas en alguna playa y tener una de las experiencias que requieren de más paciencia, aunque es todo un arte el pescar, es algo que cualquiera con un poco de habilidad puede hacer.

El equipo mínimo requiere de un carrete que puede ser de plástico es muy barato, el sedal (el hilo), anzuelos, buena carnada y mucha paciencia. También puedes usar una caña de pescar, que por supuesto tiene sus medidas adecuadas para cada tipo de pesca; pero no es algo imprescindible. Lo que si no puede faltar es algo de beber para hacer la jornada algo un poco más interesante sin necesidad de llegar a caer en los excesos, un paso en falso puede llevarte directo al agua y una salida para divertirse puede terminar por convertirse en una que finalice en un centro de atención médica.

pescadores

Pescar puede ser muy divertido, aunque incluso en tierra puede llegar a ser peligroso. Hay que buscar información de fuentes confiables de los lugares adecuados para novatos, en caso de que lo seas, un muelle puede parecer algo muy controlable; pero si alguien cae, las aguas son profundas y no se sabe nadar, todo puede complicarse. Es un asunto de tener un poco de sentido común, no irás a pescar en unos riscos o en zonas rocosas que revistan un peligro potencial.

La sensación de tener un pez atrapado por tu anzuelo es increíble, a veces sientes pequeños tirones, el pez está a punto de atrapar la carnada, tú estás concentrado, hasta que haces un movimiento hacia a ti con la caña si es que la tienes, y comienza una fuerza inusitada a tirar hacia el mar, ya lo tienes, ahora a trabajar para no perderlo. La lucha entre hombre y animal, requiere que controles la reacción que es halar desesperadamente el sedal o recogerlo, para llevar el pez a tus dominios, en este caso en tierra. Dependiendo del tamaño la fuerza que deberás usar será mayor o menor. Regularmente en muelles, los peces son pequeños, para aprender es lo mejor.

hombre tirando la caña

Debes tener cuidado cuando tengas el pez ya en tierra, muchos accidentes pasan en ese momento, tomar el pez con la mano limpia, sin un guante, puede ser algo complicado por lo baboso que es, cualquiera de las espinas del ahora pescado puede hacerte daño. Al tratar de zafarlo del anzuelo es otro trabajo que requiere cierto cuidado. Se me olvidaba mencionarte algo muy importante, que ya sea que pesques con caña o con un pequeño carrete, algunos llevan un pequeño plomo para que si fuera el caso el anzuelo baje y no quede en la superficie, porque algunos peces no suben hasta ella y si quieres uno de ellos entonces debes ir a donde estos están. La cuestión es que al lanzar el anzuelo al mar suele suceder que nos podemos enganchar el anzuelo en la ropa o peor aún, en la piel y si tenemos a alguien al lado se lo podemos enganchar a él. Ahora si tiene en el extremo un plomo no solo te podrás enganchar, sino que también podrás recibir un buen golpe. Por eso es importante guardar una distancia apreciable entre los intrépidos pescadores para evitar este tipo de accidentes, aprender a lanzar el anzuelo es algo que requiere cuidado y entrenamiento, los enredos pueden parecer divertidos; pero pueden terminar con una lesión delicada como, por ejemplo, pincharse un ojo. Unos lentes no estarían de más.